Siempre por un profesional calificado, utilizando un gel específico y una tenaza que rompe el punto de unión, sin dañar el cabello, sin dejar residuo alguno.