Entre cuatro y seis meses, dependiendo de varios factores:

Velocidad de crecimiento del propio cabello, cantidad de caída natural , cuidados, etc.